LA NEFASTA GESTIÓN DE ORDENANZAS

El proyecto de modificación de las Ordenanzas Fiscales para el año 2019 tuvo que quedar sobre la mesa al no haber seguido el Concejal de Hacienda todos los pasos necesarios en la presentación de los mismos, algo ilógico para quien lleva tantos años en la institución.

Desde comienzos del pasado verano, los grupos políticos PSOE, Leganemos, IU-CM y Ciudadanos, conscientes de la situación económica actual, comenzaron a trabajar en un proyecto de ordenanzas fiscales tratando de proteger a la población más castigada por la crisis económica y su situación más precaria.
La propuesta de Leganemos se apoyó en el incremento de la recaudación y en la bonificación para ser fiscalmente más justos con las personas más vulnerables. Para ello se propuso un aumento en las tasas que pagan grandes superficies comerciales y entidades bancarias relativas al uso privativo de vados y cajeros. Este impuesto, a día de hoy, supone que los vecinos y vecinas deben pagar por dos conceptos, la superficie de su vado y por la cantidad de metros cuadrados de acera rebajados. Mientras que las grandes superficies comerciales únicamente pagan por los metros de carga y descarga y no por la cantidad que plazas de aparcamiento o superficie de éstos. Leganemos propuso que las grandes superficies pagaran también por la superficie de los vados y que esta medida se acompañase con un descenso en las tasas de particulares, lo que supondría un aumento cercano a un 30% en la recaudación de este impuesto.
Otra propuesta fue la actualización en las tasas sobre cajeros, ya que los bancos continúan pagando la misma tarifa desde hace más de 10 años en nuestro municipio. Estas tarifas pasarían a actualizarse anualmente con el IPC, tal y como le sucede a todas las familias de Leganés con sus gastos.
Las propuestas sobre bonificaciones giraron en dos ejes: la bonificación progresiva del IBI para familias numerosas y por el uso de energías renovables. La bonificación de familias numerosas proponía un nuevo tramo que favoreciera a quienes tienen vivienda de menor valor catastral en Leganés. Mientras que por otro lado, se buscaba premiar con bonificaciones de hasta un 80% en la reducción del IBI a las personas que apostaran por instalaciones de sistemas de aprovechamiento térmico.
Durante la negociación de las modificaciones de las Ordenanzas Fiscales Leganemos expresó sus dudas al respecto de la legalidad de continuar con un expediente presentado en 2017, ya que varias de las nuevas modificaciones no existían en el antiguo expediente y que se habían añadido con motivo de la negociación y a propuesta de Leganemos. En todo momento el Concejal de Hacienda afirmó contar con el respaldo técnico suficiente, así como con el visto bueno de la Intervención Municipal, para finalmente contradecirse y tener que tirar atrás el trabajo realizado durante varios meses para volver a unas ordenanzas injustas para los vecinos y vecinas de Leganés. Resulta incomprensible que alguien que lleva tantos años en la institución haya podido cometer un error de este tipo. Se ha perdido una gran oportunidad para establecer una fiscalizad justa y progresiva en nuestro municipio, en la que aportasen más quienes más tienen. Una oportunidad para mejorar la recaudación de nuestro Ayuntamiento sin subir los impuestos a las clases populares y para tener más recursos en la lucha contra el fraude fiscal.

Propuesta sobre vados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *